+34 954 29 81 93 info@iwan21.net

Uno de los fraudes que podemos encontrar más frecuentemente es el producido por la duplicación de tarjetas de crédito o débito. Esta duplicación hace que se realicen cargos a la cuenta bancaria de la persona victima sin que esta sea consciente de los mismos hasta que no sea tarde.

Desde Iwan 21 te damos algunos tips para saber cómo actuar ante una situación de fraude por duplicación de tarjeta de crédito:

Qué hacer si somos víctimas de un fraude por duplicación de tarjeta de crédito

  • Anular la tarjeta: lo primero que debemos hacer si hemos detectado en nuestra tarjeta movimientos bancarios que no hemos realizado es avisar al banco para anular o bloquear la tarjeta afectada. Las distintas entidades ponen a disposición de sus clientes números de teléfono operativos 24 horas para comunicar de este tipo de incidencia. Además de este teléfono, muchos bancos cuentan con la opción de desactivar las tarjetas desde la aplicación móvil de la banca online.
  • Denunciar ante las autoridades: una vez anulada la tarjeta, debemos denunciar el robo de la tarjeta o la utilización de la misma por terceras personas ante la Policía o autoridad pertinente.
  • Reclamar la devolución de los cargos: tras poner una denuncia, debemos notificar en nuestra entidad bancaria los cargos de la tarjeta que han sido realizados por terceros y solicitar el reintegro de los importes de estas operaciones.

Cómo están regulados los casos de duplicación de tarjeta bancaria

A raíz del aumento de estos casos de fraude, en 2018 entró en vigor la Ley de Servicios de Pago que ofrece protección ante este tipo de estafas virtuales. Si has sido víctima de un uso fraudulento de los datos de tu tarjeta de crédito esta ley te ampara y protege frente a los ciberdelincuentes.

Hay que distinguir dos situaciones:

  • En los casos de copia o duplicado de la tarjeta, el banco se hará responsable de la devolución del importe íntegro de las operaciones no autorizadas. Esto es debido a que sigues siendo el portador de la tarjeta de crédito y no hay forma de saber que estás siendo víctima de la estafa hasta que no se ha realizado. En caso de negligencia grave o deliberada por parte del usuario, la entidad bancaria no se hará responsable de la devolución del importe.
  • El segundo supuesto se da cuando se produce el robo de la tarjeta física o se ha perdido la misma. En este caso, el usuario es responsable de las transacciones que se hayan realizado desde la pérdida de la misma hasta la comunicación del robo o extravío a la entidad bancaria. La cuantía que debe pagar la víctima está limitada a 50 euros salvo por culpa o negligencia grave del mismo.

Cuáles son las precauciones que podemos tomar para evitar la duplicación de nuestras tarjetas de crédito

Son varias medidas de prevención que podemos adoptar para evitar este tipo de fraude:

  1. Estate atento a los movimientos dudosos en tus cuentas bancarias. De esta forma detectarás con rapidez las operaciones que no hayas realizado tú.
  2. Limita la disponibilidad del saldo de tus tarjetas. Así evitarás que las cantidades robadas sean muy cuantiosas.
  3. Utiliza siempre la misma tarjeta para tus compras en internet. Utilizando la misma tarjeta siempre, podrás seguir el rastro de tus movimientos bancarios de forma más fácil y rápida desde un mismo sitio.
  4. Asegúrate de tener una conexión segura a Internet. Utiliza métodos de cifrado y una contraseña segura para proteger tu router.
  5. Realiza tus compras en páginas web seguras. Uno de los aspectos más importantes para evitar el robo de los datos de tu tarjeta de crédito es utilizar páginas web fiables con protocolo de seguridad para el pago.
  6. Establece medios de seguridad para tus compras online. Con una doble verificación, podrás estar seguro de que a los ciberatacantes les será más difícil utilizar tu tarjeta.
  7. Paga en internet con alternativas a las tarjetas de crédito.  Estas alternativas pueden ser tarjetas virtuales que actúan como tarjetas monedero en la que introduces el importe justo y necesario para la compra o una pasarela de pago como Paypal.
  8. Evita compartir tus datos bancarios con otra persona.
  9. No apuntes tus datos bancarios en ningún sitio, de esta forma será más difícil acceder a tus datos en caso de robo.
  10. Tapa con la mano tu número de seguridad en el cajero cuando realices transacciones bancarias.
  11. Protege tu dispositivo móvil. Cada vez más tenemos implementadas las aplicaciones móviles de nuestros bancos, es por ello que te recomendamos establecer una contraseña segura y un sistema de localización en caso de pérdida o robo.
  12. No compartas información comprometida por Redes Sociales. Los perfiles de estas plataformas son objetivo para ciberdelincuentes, por lo que no debes compartir ningún tipo de información de carácter confidencial en las mismas.